Desde el escritorio del editor

Nota del editor: Un año de La Jornada Filipina

The Editor

Este artículo está disponible en inglés.

¡Hola, lectores! Espero que estén bien y a salvo, dondequiera que estén. El mes de septiembre ya está aquí, y trae consigo muchas celebraciones en el mundo hispanohablante.

Esta es mi primera nota, ya que La Jornada Filipina cumple un año el 15 de septiembre, justo a tiempo para el comienzo del Mes Nacional de la Herencia Hispana en Estados Unidos. El tiempo pasa volando, y les agradezco a todos ustedes por acompañarnos a lo largo de nuestro primer año. Ha sido un año muy tumultuoso para la revista, con muchos desafíos y triunfos en el camino. Bueno, tengo buenas y malas noticias. Pero primero, algo de reintroducción.

Cuando se lanzó, nos sorprendió que algunos confundieran La Jornada Filipina con una revista literaria, cuando desde el diseño hasta el estilo de redacción, demuestra que es comercial. Esta publicación siempre ha sido una editorial comercial, una revista de noticias que se dirige a un público general. Es como TIME, The Atlantic, The New Yorker, Esquire, etc., pero en lugar de ser un medio de interés general, se centra en el idioma español. Es una revista de interés especial, sólo en línea. No publica cuentos, poemas ni otras obras de ficción.

Muchos han cuestionado también la necesidad de una publicación de este tipo. Pues bien, yo diría que los problemas de la comunidad hispana local no suelen aparecer en los medios de comunicación. Si hay prensa que atiende a las comunidades japonesa, china o coreana en Filipinas, ¿por qué no hay una para esta comunidad específica? La falta de diversidad e inclusión en la cobertura de noticias locales es asombrosa. Así, La Jornada Filipina nació de la necesidad de “dar voz a los sin voz”.

Algunos, sin embargo, no lo entendieron así. Desde el principio, muchos han acusado a la publicación de complacer a uno de los antiguos amos coloniales de Filipinas. Tal vez tengan una mala opinión de los hispanistas filipinos en general, lo cual entiendo. De todos modos, lo diré una vez y sólo una vez: Aunque defendemos el uso del español, mantenemos los estándares deontológicos en el periodismo. Y lo que es más importante, evitamos entrar en cualquier tipo de caja de resonancia.

Lo diré una vez y sólo una vez: Aunque defendemos el uso del español, mantenemos los estándares deontológicos en el periodismo.

Desde que se lanzó el 15 de septiembre del año pasado, La Jornada Filipina utilizaba el español como lengua principal y el inglés como lengua suplementaria. Dado que muchas publicaciones en español en Filipinas lo intentaron y fracasaron en el pasado, es una presión para mantener viva La Jornada Filipina. En el cuarto mes, tomé la difícil decisión de utilizar el inglés en la página de inicio y el español en una subcarpeta. Utilizar el español como idioma principal es el objetivo, pero producir noticias y reportajes creíbles es caro, y la publicación está a merced de la capital. Tenemos que hacer lo que podamos para mantener las luces encendidas.

Hablando de costos, reconocemos las deficiencias en la cobertura de La Jornada Filipina. Al fin y al cabo, somos un equipo pequeño y no nos financia ninguna institución. Pero como nuestro número de lectores sigue creciendo, ha llegado el momento de ampliarlo. En el octavo mes, lanzamos una convocatoria para recibir propuestas de periodistas y escritores para poder descubrir más historias.

A pesar de nuestros escasos recursos, varias publicaciones de Filipinas empezaron a reconocer la presencia de La Jornada Filipina. Al sexto mes, uno de nuestros artículos fue publicado por Philstar L!fe. Y recientemente, revistas como Lifestyle Asia y Positively Filipino nos dieron esos “backlinks”.

A punto de cumplir un año, La Jornada Filipina ha construido una comunidad única. Gracias a herramientas sofisticadas como Google Analytics y Google Search Console, somos capaces de identificar los intereses de nuestros lectores. De hecho, los artículos más vistos en La Jornada Filipina in English, al momento de escribir, son muy sorprendentes: Los filipinos quieren saber dónde estudiar español en Filipinas y cómo pueden obtener la ciudadanía en España. En cuanto a La Jornada Filipina en español, gran parte de nuestros lectores proceden del mundo hispanohablante, lo que resulta también un poco decepcionante. Esperábamos más lectores de Filipinas, y eso es algo que tenemos que abordar.

A pesar de todos los obstáculos, estoy orgulloso de mis reportajes en La Jornada Filipina. Dirigirla durante el último año ha sido una experiencia humilde. Las funciones de un editor, como la selección de los artículos que aparecen en el sitio web, la planificación del calendario editorial, la redacción de mis propios artículos y la edición de los de otros colaboradores, han reforzado mis habilidades editoriales. En el último año, creo que me he esforzado personal y profesionalmente. Escribí historias sobre cómo los trabajadores que hablan español están prosperando en la industria BPO, cómo las telenovelas filipinas están alcanzando el éxito en América Latina y cómo los restaurantes hispanos de Filipinas están sobreviviendo a la pandemia del COVID-19. Me encantaría hacer más historias como éstas: cosas que no se suelen publicar en medios más grandes y temas que pueden interesar a la comunidad hispana local. Y para asegurarme de hacerlo lo mejor posible, me he registrado en numerosos cursos del Instituto Poynter.

Con esto, me siento feliz de anunciar que La Jornada Filipina puede ahora sostenerse por sí misma. No desaparecerá un día, a menos que, por supuesto, ustedes dejen de leerla. Aun así, espero ampliar su alcance y mejorar su cobertura.

Me gustaría aprovechar esta oportunidad para darles las gracias a ustedes por quedarse desde el primer día. Gracias por comentar e interactuar con nuestros artículos en las redes sociales. Gracias por desafiar nuestros puntos de vista. Y aunque a veces no estemos de acuerdo entre nosotros, seguimos unidos en nuestro objetivo de mantener vivo el español.

La Jornada Filipina está aquí para quedarse, y el español en Filipinas también.

Saludos,

Editor's Signature

Arvyn Cerézo

Redactor jefe, La Jornada Filipina

P.D. Ya que es el mes de nuestro cumpleaños, ¿podemos pedirles un favor? Por favor, donen desde tan sólo 1 dólar para ayudarnos a continuar nuestro trabajo. ¡Gracias!


Los comentarios son bienvenidos en [email protected]


¿Podemos pedirle un favor?

En general, alrededor del 80% de nuestros ingresos proviene de la publicidad y un 20% de las donaciones. Nuestro modelo de negocio — y nuestro periodismo — depende más de su apoyo financiero que el de otras empresas periodísticas. Si su presupuesto se lo permite, por favor, haga una contribución. Cobramos a los anunciantes por la posibilidad de llegar a nuestras audiencias y conectar con ellas. Esta fuente de ingresos depende menos del tamaño de nuestra audiencia que de la economía local, que es la que mueve los dólares de publicidad. Como siempre, si tiene preguntas o comentarios, póngase en contacto con nosotros aquí.


Arvyn Cerézo
Arvyn Cerézo es el editor de La Jornada Filipina, una revista de noticias de Filipinas en español y inglés. Sus artículos han aparecido en South China Morning Post, Publishers Weekly, AudioFile Magazine, PhilSTAR Life y Book Riot. Puede encontrarlo en arvyncerezo.com.

Los comentarios están cerrados.

0 %