Editorial

Editorial: La ‘ola coreana’ podría hacer que el español sea insignificante

El equipo de JF es toda la junta de redacción de La Jornada Filipina.

Este artículo está disponible en inglés.

El 18 de junio, McDonald’s Filipinas lanzó el “BTS Meal”, una colaboración global con el grupo de K-pop exclusivamente masculino BTS. Para asegurarse de que el frenesí de la comida en Indonesia a principios de este mes no ocurra en Filipinas, McDonald’s incluso se coordinó con las autoridades locales.

Mientras tanto, en las listas semanales de iTunes y Netflix Filipinas, los títulos de K-pop y K-drama ocupan los primeros puestos. Los contenidos de países con una cultura popular muy influyente, como Estados Unidos, ni siquiera alcanzan el “peso” de las exportaciones culturales de Corea del Sur, y mucho menos los de América Latina o España.

Anteriormente informamos de que las telenovelas latinoamericanas solían dominar las televisiones en filipinas en los años 90, pero ahora los papeles se han invertido. Las telenovelas fueron disminuyendo a finales de la década de 2010 y acabaron siendo sustituidas por las “Asianovelas”, especialmente por el K-drama.

Pero eso es sólo la punta del iceberg, ya que la “ola coreana”, o “Hallyu”, con sus apuestos actores e “idols”, no sólo conquistó Filipinas, sino que ya es un fenómeno mundial. Cada vez más gente aprende coreano gracias a la inmensa popularidad del K-pop y el K-drama. Según el primer Reporte Global de Idiomas de Duolingo, el coreano es el idioma más estudiado en Filipinas en 2020, con el español sólo en segundo lugar.

Si la promoción del español es crucial para conocer mejor la historia de Filipinas, el poder blando de Corea del Sur supone un gran reto para la vanguardia del hispanismo y la hispanidad.

Cómo Corea del Sur conquistó fácilmente el mundo

En una serie de publicaciones en Facebook de hace un año, Suzette Doctolero, guionista de la GMA Network, dijo que el gobierno de Corea del Sur había invertido muchos recursos en la promoción de su cultura popular.

Doctolero añadió que la producción de los K-dramas está exenta de impuestos y que los lugares de rodaje son libres de ser utilizados por los productores de contenidos en Corea del Sur. También escribió que el gobierno coreano incluso financia la educación de sus artistas en la producción cinematográfica. ¿El resultado? El K-pop y el K-drama son ahora un negocio de miles de millones de dólares, y su enorme atractivo se ha trasladado a otras industrias como el comercio minorista, la comida rápida y el negocio de aprendizaje de idiomas.

Según Christine Ro, de la BBC, la ola coreana “no ha sucedido por accidente: fue un plan deliberado del gobierno”.

La vanguardia del hispanismo necesita alcanzar su nivel

El Instituto Cervantes, organismo cultural del gobierno español, hace un buen trabajo de promoción de la cultura y la lengua española en todo el mundo. Pero aún así, Madrid no ha utilizado la cultura popular como lo hizo Corea del Sur.

Los medios de comunicación, especialmente la cultura pop, influyen mucho en los jóvenes. “Los músicos … son influenciadores de la gente”, dijo el cantante de música latina Marc Anthony a Billboard.

La música latina en español se popularizó sorprendentemente en 2017 después de que la canción de reggaetón bilingüe “Despacito” se hiciera viral. Desde entonces, ha habido una gran cantidad de colaboraciones bilingües en Estados Unidos. Los músicos estadounidenses Nicki Minaj, Demi Lovato, Selena Gomez, Camila Cabello, Billie Eilish y Katy Perry no dejaron pasar la oportunidad de aprovechar la última tendencia de la industria musical.

“Sí, esto es un gran logro, y es importante tener en cuenta que los años anteriores tuvieron mucha menos representación latina”, escribió Erica Lahmad en BeLatina.

Pero, a pesar de su crecimiento de manera meteórica, la música latina todavía no ha tenido un impacto significativo para animar a los jóvenes a estudiar español, a diferencia de lo que el Hallyu hace con éxito para los fans del K-pop y el K-drama. “La música latina ha sido un fenómeno muy reciente”, argumentó Angela Wang, que hizo un análisis sobre la surgencia de la música latina. Puede que Wang tenga razón: La música latina ni siquiera tiene un estatus de tendencia en Filipinas.

En cuanto a las telenovelas de América Latina, el otrora fuerte competidor de los K-dramas en Filipinas, son cosa del pasado para los filipinos. Apenas se pueden ver en la televisión gratuita — aparte de Telenovela Channel en el cable — con la abundancia de K-dramas y series de Boys’ love.

La vanguardia de la cultura y la lengua española debería empezar a considerar el poder de la cultura popular mayoritaria. ¿Qué podría competir con el K-pop? ¿Qué podría rivalizar con el K-drama? A diferencia de las comunidades de fans de Hallyu, es decepcionante saber que no hay BTS o Blackpink en el mundo hispanohablante. Puede que haya Rosalía, J Balvin, CNCO y Luis Fonsi, pero la comunidad no tiene un icono que tenga el mismo nivel de influencia y alcance global que los “idols” del K-pop.

Para que el español tenga un éxito absoluto en Filipinas, la vanguardia del hispanismo debe ponerse a la altura de Corea del Sur. Es hora de abrazar la música latina.


¿Podemos pedirle un favor?

En general, alrededor del 80% de nuestros ingresos proviene de la publicidad y un 20% de las donaciones. Nuestro modelo de negocio — y nuestro periodismo — depende más de su apoyo financiero que el de otras empresas periodísticas. Si su presupuesto se lo permite, por favor, haga una contribución. Cobramos a los anunciantes por la posibilidad de llegar a nuestras audiencias y conectar con ellas. Esta fuente de ingresos depende menos del tamaño de nuestra audiencia que de la economía local, que es la que mueve los dólares de publicidad. Como siempre, si tiene preguntas o comentarios, póngase en contacto con nosotros aquí.


Los comentarios están cerrados.

0 %