Arte y CulturaOpinión

Por qué Filipinas es una sociedad diversa

Filipinas es un país multicultural.

Es diversa en el sentido de que la cultura significa un conjunto de actitudes, valores, objetivos y prácticas compartidas que caracterizan a una institución, organización o grupo.

Hay una multitud de grupos étnicos y culturales en Filipinas. Hay rastros de influencias hindúes, musulmanas y chinas. Las lenguas nativas pertenecen a la rama malayo-polinesia de la familia austronesa, pero las palabras españolas introducidas para los artículos fueron introducidas desde Europa. La cultura dominante de Filipinas, que abarca el modo de vida general de la mayoría de la población, ha grabado los rastros y las tradiciones hispanas. España debe ser reconocida por sus contribuciones a la arquitectura, la danza, el cine, la literatura, la música, el teatro y las artes filipinas. Desde la llegada de Fernando de Magallanes en 1521, la subsiguiente unificación y colonización de las islas fue llevada a cabo por los españoles que influyeron y cambiaron la cultura nativa en lo que es hoy.

El idioma español filipino

Si bien es cierto que el español no es hablado por la mayoría de la población filipina, puede decirse que el idioma español ha entrado en la lengua vernácula nativa con muchas palabras. La influencia española se ve en los nombres de muchos pueblos, ciudades y en la topografía natural. Muchas personas tienen apellidos de origen español, aunque esto no denota necesariamente una ascendencia europea, ya que muchos de los nombres fueron asignados.

Los principales idiomas de Filipinas pertenecen al subgrupo malayo-polinesio de la familia austronesia. Aunque la estructura básica del idioma sigue siendo malayo-polinesia, el tagalo, el ilocano y las lenguas visayas tienen una infusión de vocabulario español en los nombres de los artículos y objetos introducidos por los españoles. Los verbos y las palabras de acción fueron alteradas para ajustarse a la gramática nativa, haciéndolas irreconocibles excepto por las palabras raíz. El uso de los dialectos del español mixto y del idioma nativo que se llama chabacano (chavacano), que se hablaban ampliamente durante la época del español, está disminuyendo en algunas zonas, pero muestra un aumento de los hablantes en la región de Mindanao. El chabacano, que comenzó como un idioma pidgin, ha cobrado importancia y se reconoce lingüísticamente como el criollo filipino-español. Tiene la misma relación con el español que el criollo haitiano tiene con el francés.

Mestizos Españoles (Ancestro mixto)

En cualquier momento hasta el final del régimen español, los soldados españoles estaban en Filipinas, habiendo llegado por primera vez en 1521. A finales de 1897, había aproximadamente 46,000 efectivos del ejército español en todas las islas para una población total de más de 6 millones. La mayoría de ellos no trajeron cónyuges, sino que tomaron esposas y novias nativas. La práctica española permitió históricamente una mayor mezcla y matrimonio con la población nativa (como ocurrió en América Latina, es decir, en México, Perú, Bolivia, etc.), en contraposición a la experiencia de la cultura inglesa, que consistía principalmente en casarse sólo entre ellos (Canadá, Estados Unidos, Australia, Sudáfrica, India, etc.). Es una consecuencia del hecho geográfico de que las Islas Filipinas (“Las Islas Filipinas”) estando tan lejos de España no fue la primera opción de un colono español que buscaba emigrar para comenzar una nueva vida en un mundo nuevo. Miraron a las Américas debido a la proximidad. Pero para los “conquistadores” y aventureros españoles que colonizaron las Filipinas junto con los empresarios, comerciantes y artesanos que se mezclaron, sus descendientes existen.

La gente se molesta cuando los filipinos que no parecen españoles “afirman” tener ascendencia española. La razón por la que muchos filipinos que afirman tener ascendencia española no parecen europeos o españoles es porque muchos tienen sólo una decimosexta o una trigésima parte de su línea de sangre o incluso menos debido a la falta de españoles para remezclarse en su línea.

Los descendientes británicos de la tripulación del barco del Capitán Fletcher Christian del HMS Bounty que permaneció en Polinesia en 1789 parecen completamente polinesios y nada británicos (“Mutiny on the Bounty”). Sin embargo, ¡tienen apellidos ingleses! Los descendientes afro-americanos del Presidente de los Estados Unidos Thomas Jefferson de su amante Sally (mediados y finales de 1700) no parecen caucásicos. En las familias filipinas, es posible tener algunos hermanos que parecen hispanos y otros hermanos que no lo son. La respuesta está en el estudio de la genética. Si el tatara-tatara-abuelo era español, pero desde entonces la línea de sangre era exclusivamente nativa, el descendiente no parecería estar mezclado en absoluto. Sin embargo, el ADN seguiría estando ahí para una ascendencia de un dieciseisavo o un treintavo de segundo, ¡o incluso menos!

¿De verdad todo el mundo tiene que hacerse un análisis de sangre? Algunas mezclas se produjeron por parte de clérigos no conformistas y uniones no casadas, pero la existencia de estos vínculos se negó tradicionalmente social y legalmente y, por lo tanto, es difícil de rastrear.

Uno puede decir entonces, a quién le importa, ¿por qué incluso reclamarlo? Bueno, por el contrario, ¿por qué negarlo? ¡El antepasado realmente vino de España!


Este artículo se publicó originalmente en Hispanic Philippine Culture en inglés. Los editores lo tradujeron al español.

Los puntos de vista y opiniones expresados en este artículo de opinión son los del autor y no reflejan necesariamente la política o posición oficial de La Jornada Filipina.


Ayude a mantener La Jornada Filipina gratis

El futuro del español en Filipinas parece sombrío. Aunque muchos de nosotros expresamos nuestra intención de revivirlo, nuestro esfuerzo colectivo no es suficiente.

Actualmente hay 13 millones de documentos de la época española en las polvorientas estanterías de los Archivos Nacionales de Filipinas. La muerte del español en el país nos roba la oportunidad de reconstruir nuestra historia.

Por ello, nuestra misión nunca ha sido más importante: traerles noticias y reportajes tanto en español como en inglés y promover el uso del español en Filipinas.

Su apoyo marcará la diferencia para dar sentido a nuestra identidad filipina, especialmente en la era de las noticias falsas y la ciberpropaganda. Por favor, considere contribuir hoy para ayudarnos a continuar nuestro trabajo.

Muchas gracias.


Eduardo Alzona
Eduardo Alzona es un hispanista filipino-americano con sede en los Estados Unidos que ha estado yendo y viniendo a Filipinas durante muchos años para apoyar los proyectos y causas de los hispanos filipinos y más allá.

Los comentarios están cerrados.

Próximo artículo:

0 %