Historia

Marcha Nacional Filipina: La historia perdida del himno nacional de Filipinas en español

Walter Eric Sy/Shutterstock

Este artículo se publicó por primera vez en La Jornada Filipina in English.

Las canciones tienen la capacidad de traspasar el alma, conmover el corazón y extasiar el espíritu. Esto es cierto en el caso de las canciones más importantes que han cantado los pueblos a lo largo de la historia. No se cantan sólo para pasar el rato: son la encarnación del espíritu de la época, definido por los valores y las aspiraciones de la gente. Y en un país que tiene una memoria colectiva fragmentada debido a sus conflictivas narrativas nacidas de las luchas poscoloniales por la identidad, Filipinas ha tenido su parte de canciones que capturan las dificultades y las victorias del pueblo.

Entre estas canciones que dejaron huella en Filipinas, por cuestión de circunstancias históricas, se encuentra nuestro propio himno nacional filipino, que, a pesar de nuestra familiaridad con su melodía y su letra, aún tiene una historia desconocida por muchos, a la espera de ser descubierta.

Himno Nacional de Filipinas en español: cómo empezó todo

Cuando se escuchó por primera vez en las solemnes ceremonias de proclamación de la independencia en la tarde del 12 de junio de 1898 en Kawit, Cavite, la pieza musical “Marcha Filipina Magdalo” fue presentada por la Banda San Francisco de Malabon. Nunca fue pensada para ser cantada en ese momento. No tenía letra.

La pieza, que está inspirada en la Gran Marcha de “Aida”, de Guiseppe Verdi, y en el himno nacional francés, “La Marsellesa”, fue compuesta por Julián Felipe, un humilde profesor de música convertido en revolucionario, que sufrió prisión en el Fuerte de San Felipe, en Cavite, de agosto de 1896 a junio de 1897, por haber estado implicado en la revolución contra España. Felipe, por recomendación de Mariano Trías, presentó su primer borrador del himno a los líderes revolucionarios filipinos el 5 de junio de 1898. La interpretó al piano en casa de Máximo Inocencio, pero fue rechazada. El general Emilio Aguinaldo le pidió a Felipe que lo cambiara para captar el brío de una marcha que reuniera a las tropas para la victoria. En seis días, Felipe creó la melodía en compás de 2/4, y ésta fue la que todos conocemos, la que aprobó Aguinaldo y la que se interpretó en aquella fatídica proclamación de la independencia de Filipinas de España.

Pero Felipe formaba parte de toda una generación de filipinos que, desde los desafortunados sucesos de 1872, había comenzado a hacer una fuerte campaña a favor de la igualdad de derechos y privilegios para todos los habitantes de las islas bajo el sistema español.

Los filipinos empezaron a luchar y a definir los contornos de esta nueva identidad, distinta de la Iglesia Católica Romana y del Imperio Español. Desde el momento en que José Rizal y sus coetáneos abogaron por la representación de los filipinos en las Cortes Generales, hasta el momento en que estos esfuerzos reformistas resultaron inútiles, conduciendo inevitablemente a una revolución armada, los intelectuales filipinos de todos los ámbitos, especialmente los jóvenes de las artes y las humanidades, se unieron a la revolución, y cuando Aguinaldo reanudó la revolución en mayo de 1898, se unieron a las filas bajo su liderazgo.

Estas personas eran pensadores por derecho propio, que utilizaron su nivel educativo y su privilegio de clase, alentados por la lengua y la cultura cosmopolita de España, pero con el espíritu filipino del “kalayaan”, para definir sus ideales y sueños para esta nueva nación a través de la palabra escrita. Rizal y sus coetáneos no fueron más que un precursor de estos jóvenes que se considerarían orgullosamente filipinos. Después de ellos vinieron muchos otros.

No es sorprendente entonces que cuando el general Antonio Luna fundó su periódico, La Independencia, en 1898, su redacción estuviera compuesta por jóvenes. Algunos se convertirían en activistas como Rosa Sevilla de Alvero, y muchos —grandes escritores como José Zulueta, Epifanio de los Santos y José Palma—  que aportarían mucho al himno nacional.

Pero, ¿quién era José Palma? Nacido en Tondo, Manila, en 1876, hermano de otro gran escritor, Rafael Palma, que se convertiría en el primer presidente filipino de la Universidad de Filipinas, su talento para escribir poesía en español era evidente desde su temprana edad. A través de su expresión de amor a Florentina Arellano en su época en el Ateneo de Municipal a través de su obra “La cruz de Sampaguitas” (1893), describió este amor por ella y el dolor que siguió después de que se casara con otra persona. Tras reflexionar sobre el “Noli Me Tangere” de José Rizal, Palma compuso los versos:

Yo te leí cien veces. Noble amigo,
Hallé siempre, flotando en cada página,
Un paño para el llanto del esclavo,
Para el tirano vengadora tralla.

El poeta se expresó a sí mismo, su aspiración y sus anhelos, de la única manera que sabía, a través de la pureza de las palabras. Esta visión en la que estaba embelesado era una Filipinas liberada de las cadenas coloniales. Esta fue su motivación al unirse al Katipunan en 1894, y cuando se unió a La Independencia de Luna en 1898. Para entonces, el estilo de escritura de Palma se ha afinado, moldeado por las realidades que vivió.

Cuando el 4 de febrero de 1899 estalló la guerra filipino-estadounidense, que desafiaba la independencia ganada por la revolución contra España, Palma fue reclutado por el ejército de la República de Malolos bajo el mando del coronel Servillano Aquino. Pero mientras empuñaba las armas, su verdadera arma era la pluma, y la perspicacia fluía incluso en las trincheras. No tenemos relato de cómo llegó exactamente Palma a la conclusión de que la música de Felipe carecía de las palabras que harían más significativo para una nación en guerra defender su propia existencia, pero tenía la creencia de que las palabras fortalecerían la determinación de quienes escucharan la marcha.

Y así, en Bayambang, Pangasinan, en la casa de Doña Romana vda de Favis, Palma comenzó a escribir las palabras del poema titulado simplemente “Filipinas”. El medidor, según el historiador Isaac Donoso, era muy impresionante:

Tierra adorada
Hija del sol de Oriente,
Su fuego ardiente,
En ti latiendo está.

¡Tierra de amores!
Del heroismo cuna,
Los invasores
No te hollarán jamás.

En tu azul cielo, en tus auras,
En tus montes y en tu mar
Esplende y late el poema
De tu amada libertad.

Tu pabellón, que en las lides
La victoria iluminó,
No verá nunca apagados
Sus estrellas ni su sol.

Tierra de dichas, del sol y de amores,
En tu regazo dulce es vivir.
Es una gloria para tus hijos,
Cuando te ofenden, por ti morir.

La pieza se publicó en La Independencia el 3 de septiembre de 1899, y fue bien recibida por la república bajo asedio. Pronto empezó a ser reconocida como la letra oficial de la composición de Felipe. Si no fuera por su repentina muerte a causa de la tuberculosis en 1903, habríamos conocido más a Palma, ya que estaba conectado a esta red de intelectuales filipinos que, utilizando el español como medio, crearon una gran literatura que intentaba hacer realidad literaria este nuevo proyecto nacional de una Filipinas independiente.

Sin embargo, como bien señala Donoso, la fama de Palma se ha olvidado en gran medida.

Esto se debió a que, además de su temprana desaparición, la Primera República Filipina terminó cuando fue derrotada por los estadounidenses en la Guerra Filipino-Americana de 1902. Poco después, los estadounidenses lograron implantar un aparato lingüístico colonial duradero, convirtiendo el inglés estadounidense en el medio oficial de instrucción colonial en Filipinas, desplazando efectivamente al español como anticuado y al inglés como moderno.

De hecho, el español fue, al principio, ampliamente hablado por una generación de filipinos que vivió la Revolución Filipina de 1896, y después de la Segunda Guerra Mundial, con la excepción de los ancianos, el idioma pasó a ser hablado casi exclusivamente como lingua franca por la clase alta. El español fue, entonces, eliminado como una de las lenguas oficiales de Filipinas en 1973. El proyecto nacional que nació en español de la mano de la lengua vernácula fue abortado, pero tomó nueva forma a través de los esfuerzos nacionalistas de descolonización.

Lo que quedó fueron fragmentos de esta conexión literaria con el pasado, uno de los cuales es esta letra original en español del himno nacional filipino, que ahora es desconocida para la generación de hoy.

Aunque se puede considerar la desconexión como una pérdida, el proyecto nacional cobró nueva vida al persistir incluso bajo el control estadounidense, reconstruyendo esta identidad filipina en inglés estadounidense a pesar de las interrupciones imperiales de la toma de posesión estadounidense y el breve interregno de la ocupación japonesa. Esto se refleja en las traducciones del himno nacional original de Palma. La letra original de Palma fue objeto de cinco traducciones, la primera de las cuales fue realizada por Paz Márquez-Benítez en inglés, pero poco después fue seguida por “The Philippine Hymn” (1934). Durante la ocupación japonesa, cuando se impuso estrictamente el idioma nacional, se creó el “Diwa ng Bayan” (1943). Después de la Segunda Guerra Mundial, se revisó de nuevo para convertirse en “O Sintang Lupa” (1948), y finalmente, se iteró en el actual, “Lupang Hinirang” (1956). Se puede observar que si se comparan las traducciones con la letra original de Palma, a pesar de la diferencia en la cadencia, la métrica y el compás, su forma básica, la metáfora literaria y el flujo narrativo, están más o menos intactos.

Como señaló Donoso, igualmente, el nacionalismo filipino fue básicamente “concebido en el idioma español, abortado en inglés y refundado en tagalo”. El artista nacional Nick Joaquin, al comentar esta conexión perdida con la generación de filipinos que son escritores en español, dijo “el contenido de nuestro destino nacional lo creamos nosotros, pero la forma básica, el temperamento, la fisonomía, la ha creado España para nosotros”.

Así, la historia del himno nacional de Filipinas en español, su idioma original, apunta no sólo a esta conexión perdida con un período específico que estableció los fundamentos de la nación filipina. También muestra la durabilidad y el poder transformador de la palabra escrita expresada en forma de canción, que aunque la identidad se funde y se refunde a través de diferentes medios de lenguaje y melodías, muchas cosas se conservan y, en última instancia, se transforman.


¿Podemos pedirle un favor?

En general, alrededor del 80% de nuestros ingresos proviene de la publicidad y un 20% de las donaciones. Nuestro modelo de negocio —y nuestro periodismo— depende más de su apoyo financiero que el de otras empresas periodísticas. Si su presupuesto se lo permite, por favor, haga una contribución. Cobramos a los anunciantes por la posibilidad de llegar a nuestras audiencias y conectar con ellas. Esta fuente de ingresos depende menos del tamaño de nuestra audiencia que de la economía local, que es la que mueve los dólares de publicidad. Como siempre, si tiene preguntas o comentarios, póngase en contacto con nosotros aquí.


Francis Kristoffer Pasion
Francis Kristoffer Pasion es un investigador del museo a tiempo completo de la Comisión Histórica Nacional de Filipinas, que se encarga de proyectos de investigación y comisariado. Lleva una década trabajando en el gobierno, y anteriormente se dedicó a la labor cultural en la Comisión Nacional para la Cultura y las Artes, y a la investigación histórica en la desaparecida Presidential Communications Development and Strategic Planning Office. Pasión ofrece contenidos para Today in History a través de su cuenta de Twitter @Indiohistorian, y organiza el habitual Twitter Space los sábados, llamado #HistorySpacePH. Actualmente está terminando su máster en Historia en la Universidad de Filipinas Diliman, investigando sobre la historia de algunas instituciones gubernamentales.

    Los comentarios están cerrados.

    0 %